FLIPEEE

Myspace Layouts

BP Spills Coffee





Derrame de petróleo en el Golfo de México, creció día a día por los daños causados por la explosión de una plataforma estadounidense y su posterior hundimiento. El accidente se inició el 20 de abril y once personas desaparecieron. Aparentemente provocado por un aumento de presión en el pozo petrolífero, el derrame continúa: todos los días, cantidades equivalentes a unos 1.000 barriles de crudo se están esparciendo en el Golfo de México, y el impacto ambiental ya se siente en algunas zonas.

Hace un mes atrás, la superficie del Golfo afectada por el derrame era de cerca de 1.000 km2, pero el petróleo sigue escapándose sin control. La compañía Transocean, propietaria de la plataforma y que la había alquilado a la empresa British Petroleum (BP) para la explotación del pozo, intento detener el desastre pero los factores climáticos favorecieron el aumento de la marea negra en la zona.

La petrolera BP se prepara hoy para un nuevo intento de contener el derrame de crudo en el Golfo de México, que en todo caso solo solucionaría parcialmente lo que la Casa Blanca considera “posiblemente el peor desastre ecológico” de la historia del país. Tras el anuncio de la compañía responsable del derrame, BP, el sábado del fracaso del “Top Kill” -un intento de sofocar el flujo con una inyección de lodo pesado- un sentimiento claro de decepción permeaba hoy las declaraciones de las partes implicadas en el problema.

El Gobierno federal, BP y los estados afectados por la marea negra ya se plantean abiertamente que el derrame puede durar hasta agosto, cuando se completarán los dos pozos alternativos que se perforan y que aparece ahora como la única solución definitiva al problema.

En declaraciones al programa “Meet the Press”, de la cadena de televisión NBC, la asesora de Energía y Medioambiente de la Casa Blanca, Carol Browner opinó que el derrame es “posiblemente el peor desastre ecológico” que hayan encarado en este país. “Eso quiere decir que hay más petróleo que fluye al Golfo de México que en ningún otro momento de nuestra historia. Y significa que hay más crudo vertido” que en el naufragio del petrolero Exxon Valdez en Alaska en 1989, agregó Browner.

La asesora de la Casa Blanca para Medioambiente alertó que es posible que el crudo siga manando hasta agosto, cuando se completarán los dos pozos alternativos que perfora BP. El Gobierno, declaró, “está preparado para lo peor”, la posibilidad de que no funcione ninguno de los métodos de contención que se plantean mientras tanto.

En la cadena CNN, Bill Nungesser, el responsable del condado de Plaquemines -uno de los más afectados por la marea negra-, dejaba claro el profundo desánimo entre los habitantes de la zona perjudicada, que ven cómo la mancha en las marismas de Louisiana puede prolongarse aún dos meses más.

Nungesser indicó que el anuncio del fracaso de la inyección le había “destruido”. El responsable aseguró que no alberga grandes esperanzas de que el nuevo intento dé resultado y en cambio aguarda la instalación de los pozos secundarios.

En la cadena ABC, el ex secretario de Estado Colin Powell señaló que el presidente estadounidense, Barack Obama, debería haber comunicado antes en un discurso los esfuerzos del Gobierno para impedir el derrame. “Después del discurso que dio el otro día, creo que le habría ido mejor, y al país también, si lo hubiera dado hace unas semanas”, declaró Powell.


El derrame se ha convertido en el peor de la historia, una vez que los científicos han corregido sus cálculos y ahora consideran que la fuga alcanza entre los 12.000 y los 19.000 barriles diarios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada